Cada día hay más empresas incluyentes con la diversidad sexual en México

“Si mi mejor amigo es gay, de verdad que yo no discrimino a nadie”. “¿Para qué?, si aquí ni trabajan lesbianas”. “¿Qué? ¿un grupo de empleados de diversidad sexual? ¡Pero si aquí la mayoría de los hombres son así!”

Son tres frases que he escuchado más veces de lo que se imaginan los últimos años. Una de las primeras barreras para trabajar en la inclusión, es permitirnos llamar las cosas por su nombre y a muchas personas en puestos de recursos humanos o responsabilidad corporativa, les cuesta aún mucho trabajo decir sin hacer una mueca extraña, los términos “diversidad sexual”, “LGBT”, “identidad de género” y querer resumirlo con un vago “respetamos tus preferencias”.

Un lugar de trabajo que no tiene por escrito reglas claras de comportamiento esperado entre sus colaboradores, está destinado a tener un conflicto tarde o temprano. Hay quienes lo hacen con un mero reglamento de conducta colgado en un pasillo entre los baños o comedor, o hasta grandes empresas que tienen políticas de no discriminación o acoso laboral.

Pero con eso no basta. Se requiere que haya un grupo de personas que sean las encargadas de validar que estas reglas se pongan en marcha, que sean suficientes, representativas y evolucionen. También que se conviertan en bases y línea de trabajo de capacitación, eventos, comunicación y alianzas que demuestren que saben lo que significan estas reglas y como sacarles provecho.

El pasado lunes 12 de noviembre, la fundación estadounidense Human Rights Campaign (HRC), dio a conocer los resultados de su programa de certificación de empresas LGBT incluyentes HRC Equidad MX. Por segundo año consecutivo en México, este listado contiene a todas aquellas empresas e instituciones que trabajan en nuestro país que son avaladas por HRC como espacios incluyentes y a favor de la equidad laboral para personas lesbianas, gays, bisexuales y trans.

Este programa tiene 17 años de haberse implementado en EUA. Establece un mínimo indispensable de requisitos que tiene que tener una empresa, para garantizar que todos y todas las personas sean tratadas por igual, independientemente de su orientación sexual, expresión o identidad de género.

Para lograr la certificación, las empresas deben comprobar a través de evidencias, que cumplen con estos requisitos:

1) Adopción de Políticas de No Discriminación; 2) Creación de grupos de empleados y/o Comité de Diversidad e Inclusión; 3) Participación en actividades públicas para apoyar la inclusión social de las personas LGBT.

 

Este año la lista se enriquece con 69 empresas que tienen oficinas o plantas en todos los estados de México y en su totalidad emplean a más de 720mil personas.

Vemos en la lista muchas multinacionales que también se certifican en este programa en los EUA. Destaca que cada vez hay más empresas mexicanas como PEMEX y Cinépolis, que fueron las primeras dos entidades laborales mexicanas que aparecieron en este listado el año pasado. Hoy aparecen en la lista 15 en total, entre las que se destacan: Instituto Nacional Electoral, Aeroméxico, Softtek y Coca-Cola FEMSA; así como la ahora brasileña Grupo Modelo.

Vemos en la lista desde empresas de transportación, muchos bancos, una aseguradora, de manufactura, entretenimiento y productos de consumo. Sin duda, ya no hay familia o persona que no consuma un producto o servicio a la semana que provenga de una empresa LGBT incluyente en México.

Esto es apenas el comienzo. El reto está en llegar a más empresas mexicanas. A más lugares de trabajo con modelos de administración tradicionales y conservadores. La corriente de negocios internacional hoy día es la inclusión de la diversidad. Y cada día hay más avances en la materia.

No hay que perder de vista los ajustes legales que a nivel federal y estatal vendrán a corto plazo. Con los inminentes cambios de gobierno en México, la agenda a favor de los derechos humanos se transformará muy pronto en leyes. Que a su vez se traducirá en nuevos estándares y lineamientos administrativos a observar.

Seguramente a muchas empresas que aún no voltean a ver este tema, su competencia los rebasará por la derecha y a otras tantas las atropellarán y no sabrán ni quién o qué les pasó encima.

La diversidad existe queramos o no, ser incluyentes es una decisión nuestra de todos los días.

 

Inclusión laboral y diversidad sexual

Francisco Robledo

ADIL Diversidad e Inclusión Laboral  – Socio Fundador

@pacorobledo  / francisco@adilmexico.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *